10 Errores que están DAÑANDO TU PIEL (y cómo solucionarlos)

shutterstock_103073567-820x370

Por falta de información o por costumbre, ciertos hábitos pueden perjudicar la salud de tu piel, pero no te preocupes, ¡se pueden resolver! Estos son los errores que deberías evitar a partir de hoy.

1. Te bañas con agua caliente

Aunque en cierta forma esto podría resultar relajante, la realidad es que tu piel no la pasa tan bien cuando entra en contacto con el agua caliente: pierde aceites naturales que la protegen, la circulación sanguínea aumenta provocando que tu cutis se vuelva rojo (como si tuvieras una quemadura de sol), sientas comezón, tengas erupciones cutáneas o se reseque.

Soluciónalo: Lávate con agua tibia o templada, ya que la temperatura del agua debe ser igual o ligeramente más alta a la de tu piel.

2. Sigues fumandoNo fumar

Este hábito no sólo resulta perjudicial para tus órganos internos, como los pulmones, sino que también afecta el bienestar de tu piel.

La nicotina de los cigarrillos provoca el estrechamiento de los vasos sanguíneos en las capas más externas de la piel, lo cual impide el flujo de sangre ella. Esto da como resultado que la piel no reciba el oxígeno y los nutrientes necesarios para estar saludable.

Además, los más de 4,000 químicos presentes en el humo del tabaco dañan el colágeno y la elastina, que son fibras que dan a la piel su fuerza y elasticidad. Esto provoca que comiencen a aparecer arrugas más rápido.

Soluciónalo: El mejor remedio es que dejes de fumar por completo porque no es sólo el aspecto de tu piel lo que pones en riesgo, es la salud de todo tu cuerpo.

3. El shampoo que usas no es el adecuado

A nosotros también nos tomó por sorpresa esta noticia, pero el acné podría empeorar a causa del shampoo que usamos porque el cabello toca frecuentemente la cara, principalmente el fleco.

Soluciónalo: Si eres propensa a tener acné, evita comprar shampoos o acondicionadores que tengan aceites y siliconas, los cuales llegan a obstruir los poros de la piel.

4. Exfolias demasiado tu piel scrubs

Cuando exfoliamos más de la cuenta se desencadenan algunas reacciones poco favorecedoras en la piel, tales como: inflamación, se dañan las barreras protectoras y se adelgaza la capa superior de la piel. Esto da lugar a que se tapen los poros (causando brotes de acné), la frente se vuelva brillosa o que la piel se vuelva más sensible a los daños solares.

Soluciónalo: Te recomiendo exfoliar máximo 2 veces por semana o dejarlo de hacer por un tiempo si la piel tiene una reacción como las mencionadas.

5. Olvidas aplicar diariamente el protector solar

Sin importar si hace frío o calor, o el día está nublado, es muy importante aplicar el protector solar todos los días, no sólo cuando vas a la playa. Si no lo hacemos, aumentan considerablemente el riesgo de tener cáncer de piel y el envejecimiento prematuro, es decir, la aparición de arrugas.

Soluciónalo: Busca un producto que tenga mínimo un FPS 15 (factor de protección solar). Aplícalo 30 minutos antes de exponerte al sol y en todo el cuerpo, incluyendo manos y pies. Si estás en una piscina al aire libre, vuelve a aplicarlo cada vez que salgas de ella.

6. Te “exprimes” los barritoswomanacne

¿Sabías que cada vez que haces esto tu rostro se vuelve más propenso a las arrugas, las cicatrices o la irritación?

Soluciónalo: Antes de ceder a esta terrible tentación, ve con un dermatólogo para que te indique cuáles tratamientos pueden ayudarte a disminuir la aparición de estos brotes de acné. Si él lo cree necesario, tal vez debas someterte a un peeling facial para limpiar tu cutis de una manera más profunda.

7. No limpias tus brochas de maquillaje

Te parecería increíble la cantidad de bacterias que pueden alojarse en una brocha de maquillaje, por eso es súper importante lavarlas o de plano desecharlas para evitar que la suciedad pase a tu rostro.

Soluciónalo: Al menos dos veces por semana lava tus brochas con jabón de trastes, hasta que veas que el agua con la que las enjuagas ya no tiene color. Otra opción es adquirir limpiadores de brochas, son productos que vienen en forma líquida o en jabón de pasta.

8. No duermes suficiente

La falta de sueño puede afectar a la salud de la piel más de lo que pensaríamos. Cuando dormimos poco el cuerpo libera más cortisol (hormona del estrés), mismo que en cantidades excesivas descompone el colágeno de la piel, causando que ésta pierda suavidad y elasticidad. Además, este estrés oxidativo a nivel celular lo vemos reflejado en ojeras, ojos hinchados y envejecimiento prematuro.

Soluciónalo: Procura dormir mínimo 7 horas diarias y apaga aparatos que puedan interrumpir el sueño, como la televisión y el celular.

9. Consumes mucha sal

¿Qué tiene que ver la sal con la piel? Te explico: cuando nuestros alimentos tienen mucha sal añadida, el cuerpo comienza a retener líquidos, lo cual da lugar a que se inflame. Es por eso que de repente notas que la zona alrededor de tus ojos se ve hinchada. Otras de las consecuencias del exceso de sal es que la piel llega a secarse, haciendo que se produzca más grasa para compensar la deshidratación y es ahí cuando aparecen los “granitos” de acné.

Soluciónalo: En vez de cocinar con sal, usa condimentos como la pimienta, o hierbas frescas, jugo de limón o vinagre balsámico. Evita los alimentos procesados, sodas y bebidas energéticas, las cuales suelen ser altas en sodio.

shutterstock_9110666610. No te desmaquillas

Sin duda, este es uno de los peores hábitos que cometemos las mujeres en cuanto al cuidado de la piel. No desmaquillarte implica aumenta las posibilidades de que los poros se t
apen y se generen brotes de acné.

Soluciónalo: Consigue un producto desmaquillante de acuerdo al tipo de piel que tengas. Después de aplicarlo en tu rostro con un algodón, usa también un tónico facial para retirar de forma efectiva las impurezas y por último ponte una crema hidratante.

comentarios

Equipo Real Skin Labs

ABOUT THE AUTHOR

Equipo Real Skin Labs