¿Cómo preparar tu piel para la playa?

beach

Ir a la playa conlleva grandes desafíos para tu piel. Si bien ésta utiliza la luz solar para fabricar vitamina D, tan importante para el desarrollo y bienestar de tus huesos, una exposición excesiva puede dar lugar a que los rayos ultravioleta penetren las capas dérmicas exteriores, causando daño o muerte celular en las capas más profundas.

Tú cuentas con varios aliados para proteger la integridad de tus células cutáneas una vez que te encuentras bajo el sol (la melanina, sustancia producida por tu propia piel, los filtros solares, la ropa, sombreros, gafas, etc.), pero hay medidas que adicionalmente puedes poner en marcha para aumentar tu resistencia al daño solar, mucho antes de encontrarte frente a frente con el mar. Éstas son las más importantes.

Hidrata tu organismo

Bebe mucha agua natural y consume con regularidad frutas tropicales, que son las que mayor contenido de agua poseen: sandía y fresa (92%), toronja (91%), melón (90%), durazno (88%), piña y naranja (87%), chabacano (86%), ciruela (85%) y manzana (84%). El equilibrio de humedad en tu organismo hará que tu piel esté más sana y se defienda mejor de las agresiones del medio ambiente.

Aplica hidratantes locales

Utiliza una crema que tu piel absorba con facilidad. Opta por productos hipoalergénicos, ya que la exposición al sol puede causar hipersensibilidad cutánea.

Tenle consideraciones a tu pelo

Al planear ir a la playa, considera que tu cabellera también estará expuesta a la radiación, así que reduce otros factores de deterioro como lo es el uso secadoras y planchas para peinar.

Aumenta tu ingesta de antioxidantes

Estas sustancias que te protegen de la acción dañina de los radicales libres las encuentras abundantemente en productos como yogur, nueces, frutas cítricas, verduras de hoja, semillas de girasol, manzanas rojas, té verde, pescado tipo huachinango y chocolate negro. Además de proteger la piel, estos productos forman parte de los platillos de verano más apetecibles.

Pon atención a tus medicamentos

Los antibióticos (tetraciclina, doxiciclina o trimetoprima), los fármacos que se usan para tratar el acné, los antidepresivos (tricíclicos, hierba de San Juan) y las medicinas indicadas para reducir los niveles de colesterol pueden favorecer las quemaduras solares. Si estás tomando alguno de ellos, no lo suspendas sin antes consultar a tu médico, pero ten en cuenta que quizá sería conveniente terminar tu tratamiento primero, antes de iniciar tu aventura junto al mar.

Los problemas derivados de una exposición excesiva a la radiación solar constituyen uno de los motivos de consulta dermatológica más frecuente. Y aunque la prevención de estos conflictos parecería limitarse al empleo de bloqueadores mientras la exposición ocurre, no es así: de una buena salud y de los cuidados locales habituales que le des, dependerá la capacidad de tu piel para defenderse bajo el sol.

comentarios

Equipo Real Skin Labs

ABOUT THE AUTHOR

Equipo Real Skin Labs