Queratosis solar: causas, prevención y tratamiento

El sol se encarga de fijar ciertas vitaminas y minerales en nuestro cuerpo, es antidepresivo y nos aporta calor. Sin embargo, la exposición excesiva a los rayos ultravioleta puede producir quemaduras y cambios en la estructura de la piel que la pueden dañar considerablemente. A continuación te hablaremos acerca de la queratosis solar, una de las afecciones a la piel  más comunes que se producen por una alta exposición al sol.

¿Qué es?

Se conoce como queratosis solar o actínica a las lesiones en las zonas de la piel más expuestas al sol (rostro, cuello, pecho y brazos) y que si no son tratadas a tiempo y adecuadamente pueden evolucionar en un cáncer de piel. La lesiones tienen un aspecto de pequeñas costras sobre una base enrojecida y aunque se arranquen persisten y vuelven  a salir en el mismo lugar. En los casos más evolucionados pueden aparecer grandes costras que sangran al ser retiradas. Es probable que estas grandes costras sean tumores que dan lugar a metástasis en los ganglios cercanos de la zona, desencadenando un cáncer en cuestión de meses.

Causas

La queratosis se produce por la prolongada exposición a los rayos ultravioleta sin protección alguna. Sin embargo, existen factores que hacen que una persona sea más propensa a desarrollar este padecimiento:

  • Personas de piel clara y ojos claros.
  • Personas con trasplante de riñón u otros órganos.
  • Personas que trabajan mucho al aire libre y expuestas al sol.
  • Personas que hayan sufrido quemaduras solares.
  • Personas mayores de 60 años.

Diagnóstico y tratamiento

El dermatólogo es el especialista que podrá diagnosticar cualquier tipo de afección a la piel. Es probable que sea necesario realizar una biopsia para determinar si la queratosis está o no evolucionando a un cáncer de piel. En cuanto al tratamiento, generalmente se realiza una crioterapia (congelación de la queratosis con nitrógeno líquido) o electrocoagulación (es un método que utiliza corriente eléctrica para coagular los tejidos que desean ser removidos). El especialista indicará cuál es la opción más adecuada.

Prevención

Para prevenir y reducir el riesgo a sufrir este tipo de afección a la piel, es esencial utilizar protector solar, en la medida de lo posible no exponerse al sol en las horas de mayor radiación solar (entre 11-14 hrs.) y en caso de hacerlo, protegerse con ropa de manga larga y de algodón, usar gorra o utilizar sombrilla e hidratarse adecuadamente.

Como puedes ver, la mejor para evitar daños severos en nuestra piel es tomando las precauciones necesarias y en caso de observar cualquier anormalidad en la piel debes acudir con un especialista para que te indique el tratamiento adecuado.

 

comentarios

Equipo Real Skin Labs

ABOUT THE AUTHOR

Equipo Real Skin Labs